06 de marzo de 1951.- Se funda y queda constituida la INSTITUCIÓN MIRANDINA

Lcdo. Julio César Franco O.

06 de marzo de 1951.-
Se funda y queda constituida la INSTITUCIÓN MIRANDINA, en reunión llevada a efecto en las entonces hermosas instalaciones del Club Alianza de Maracaibo, con el objetivo de unir los esfuerzos de los nativos del Distrito Miranda para lograr sacar a sus pueblos del estado de atraso y abandono en que se encontraban al comenzar la segunda mitad del siglo XX.

Al patriótico llamado de don Ángel Ramiro Morán, entonces Presidente del Concejo Municipal, acompañado de sus colegas de cámara, Abdón Padrón, Julio Franco, Ernesto Flores, Blas Olivares, José Joaquín León, Rogerio Cepeda, José Domingo Romero y más tarde Rafael Vega Paz, los mirandinos radicados en la capital zuliana, formaron un solo haz de voluntades para comenzar a trabajar por la consecución de las obras prioritarias que Los Puertos de Altagracia necesitaban para iniciar una etapa de desarrollo sostenido. Presentes en aquella histórica asamblea, Dr. Eucario Romero Gutiérrez (designado como su primer Presidente), Mons. Mariano Parra León, Juan Oberto Prieto, Carlos González F, Hugo Parra León, Adolfo Romero Luengo, José de los Santos Olivares, Alfredo Franco, Federico Oliveros, Manuel Oberto Prieto, Manuel Cardozo, Pbro. Lisandro Puche, y muchos otros.

La Institución Mirandina nació como un notable ejemplo de lo que significa la práctica del civismo colectivo, esa virtud que nos impulsa a ser solidarios con el bien común del pueblo en el que hemos nacido o de la sociedad dentro de la cual vivimos y realizamos nuestra labor, así como colaborar con todo lo que signifique el engrandecimiento y progreso de la comunidad.

Ya antes de 1951 se hacían esfuerzos por la agrupación de los mirandinos en una sociedad organizada dispuesta a luchar con la participación de todos para resolver los múltiples problemas que aquejaban al Distrito Miranda de aquellos tiempos, comenzando por su capital histórica Los Puertos de Altagracia, un poblado entonces sin servicios, sin centros de salud ni de educación media, sin calles asfaltadas, con problemas de índole ambiental y deficiente electricidad, entre otros, lo cual llevó a emigrar a muchas familias en busca de mejores horizontes para el futuro de sus hijos.

En diciembre de 1949, Don Adolfo Romero Luengo, humanista e historiador altagraciano se preguntaba en un escrito de prensa: ¿No sería fácil conseguir el agrupamiento de todos los altagracianos de buena voluntad para que tomaran iniciativas en representación de su pueblo abandonado, para que lucharan por elevar su nivel de vida y llevar alegría a tantos hogares humildes. En Enero de 1950 ya se dan pasos formales para agrupar a los mirandinos residentes en Maracaibo en una especie de junta que se abocara al trabajo colectivo por la recuperación de Altagracia, sin embargo todo quedo en ideas y proyectos sin concretarse nada.

Al comenzar 1951 algunos hechos dieron impulso a la creación de tan esperada junta; se había contratado en 1950 la compra de una nueva planta eléctrica y se logró del gobierno regional la construcción del local o edificio para su instalación, así como el asfaltado del camino que nos unía con Palmarejo, y, aunado a ello el ejercicio como presidente del Concejo Municipal de don Angel Ramiro Morán, invaluable hijo del Distrito Miranda, hombre probo y ejemplo de dignidad y decoro, quien en compañía de los ediles designaron una junta de conterráneos residentes en Maracaibo que colaborarían con la municipalidad en la recolección del dinero necesario para el aporte que se habría de entregar a la gobernación para iniciar el asfaltado de las calles.

De esta manera surgió la histórica reunión del 6 de Marzo de 1951 en el Club Alianza y en la cual nació la Institución Mirandina, destinada a convertirse en una patriótica y cívica entidad que a través del tiempo impulsó diversas obras de beneficio colectivo y se convirtió en una obligada referencia patrimonial de nuestro municipio. Han pasado 66 años, y aún cuando la Institución Mirandina no cuenta con los recursos humanos ni la disponibilidad de otras épocas, está allí, presente y viva, presta siempre a dejar escuchar su voz en defensa de los más caros anhelos de nuestra histórica tierra.

“Así como se espera mucho de los hijos que aman a sus padres, también puede esperarse mucho de los pueblos que aman su historia”.

En el día de hoy, celebraremos el LXVI aniversario de la Institución y rendiremos homenaje de admiración y respeto a la memoria de los Dres. Eucario Romero G, su primer presidente y Jesús Paz Galarraga, promotor de obras para su pueblo, en la oportunidad de estarse celebrando el 99° aniversario de sus natalicios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.